¿Qué Vaina es esa?

Francisco Velásquez pasó de lavaplatos al Premio Nacional de Gastronomía