Ahh Vaina

Yammine//
LA VOLUNTAD DE PODER

Es difícil elegir una película, una solita, son tantas las películas que una ha visto y han dejado su sello.

© Sarkis Mohsen Yammine

Pero como siempre se trata de elegir entonces me voy a quedar con El Padrino 1, 2 y 3.

© Sarkis Mohsen Yammine

En una época estaba obsesionada y cada vez que en el cable pasaban las tres juntas me quedaba petrificada viendo y escuchando por enésima vez esa historia terrible de delincuencia, traiciones y asesinatos.

© Sarkis Mohsen Yammine

¿Por qué me atrapaba tanto ésta peli? ¿Por las actuaciones? ¿Por la trama? Si claro, por todo eso también.

© Sarkis Mohsen Yammine

Aunque en realidad el juego de las relaciones de poder era lo que me fascinaba, he ahí la clave.

© Sarkis Mohsen Yammine

Todas las relaciones que construimos están basadas en el poder: los padres con los hijos, los hermanos mayores con los menores, los maestros con los alumnos, los jefes con los empleados, etc.

© Sarkis Mohsen Yammine

Y en esas relaciones de poder siempre está presente la necesidad: sin los cuidados de la madre el bebé no puede sobrevivir, el hermano menor necesita de la protección del mayor, los maestros tienen el conocimiento que el alumno anhela y aceptamos tener jefes por necesidad también.

© Sarkis Mohsen Yammine

Retomando El Padrino y el momento decisivo del personaje de Tony (Al Pacino) el menor de la familia, para quien el padre (Marlon Brando) desea “una vida mejor” lejos de los tiros y los negocios sucios, toma la decisión de involucrarse para siempre en el mundo del hampa por amor a su padre, a su familia y también porque tiene la capacidad de hacerlo y porque es lo que ha visto hacer a su padre toda la vida.

Entonces podemos decir que la necesidad y el afecto van de la mano y que aprendemos por imitación y que reproducimos las mismas maneras de relacionarnos que hemos observado a nuestro alrededor aunque a veces nos conduzcan a lugares poco felices como le pasa a Tony en El Padrino ll, que pierde a su mujer que lo abandona porque no soporta más vivir sometida, y por orgullo manda a matar a su propio hermano.

Cuando estaba en quinto grado de la escuela primaria, una de mis compañeritas invitó a la Señorita Mónica y a un grupo selecto una tarde de noviembre a merendar a la casa y a disfrutar del jardín y la pileta.

© Sarkis Mohsen Yammine

Yo no estaba dentro del selecto grupo y recuerdo que me quedé mirando como se iban con la maestra muy contentas a compartir ese tiempo de distensión, lejos de las tareas y obligaciones, donde los bordes de la escuela se desdibujaban y la Señorita Mónica pasaba a ser una amiga, la iban a ver en malla y jugar con ella en el agua y morirse de risa.

© Sarkis Mohsen Yammine

Me sentí muy mal, me habían dejado afuera, sufrí toda la tarde imaginando que bien la estarían pasando.

© Sarkis Mohsen Yammine

Al otro día le dije a la maestra que quería hablar con ella, la Señorita Mónica accedió y le dije lo mal que me sentía que ella hubiera elegido estar con un grupo y dejar al resto mirando el festín desde afuera.

© Sarkis Mohsen Yammine

Ella comprendió que no había estado bien aceptar la invitación solo para un grupito, se dio cuenta y me pidió disculpas.

© Sarkis Mohsen Yammine

Y a fin de año habló con la madre de la nena que había organizado el recreo y en diciembre fuimos todo el grado a disfrutar y a compartir los juegos, tortas y por supuesto de la pileta, aunque ese día llovió, nos metimos igual.

Qué importante fue que la Señorita Mónica me haya podido escuchar y empatizar con mis sentimientos y mucho mejor aún desde su lugar de poder realizar una acción en pos del bien común, porque las injusticias y las diferencias enturbian los corazones y generan resentimientos.

© Sarkis Mohsen Yammine

El mundo es el mundo y esta anécdota quizás sea una mosca en la leche, me refiero a que a veces las relaciones se pueden volver horizontales, que aunque la maestra siga siendo la maestra y el alumno, alumno, por un momento las jerarquías ceden al amor que no le importa hacer diferencias, ni subyugar, ni controlar y entonces puede circular libremente dándole lugar a lo importante y como una onda que se expande en el agua llegar a mi conciencia hoy para rescatar las buenas acciones.

Tony Corleone no puede dar marcha atrás en El Padrino III, ya está hasta las manos y los remordimientos y sufrimientos están haciendo estragos en su salud.

© Sarkis Mohsen Yammine

En la escena que se confiesa con el Papa y sufre un ataque porque está enfermo de diabetes, éste le dice: “La mente sufre y el cuerpo se queja”.

© Sarkis Mohsen Yammine

Para Tony es tarde porque llegó a la cima, porque confundió amor con control, dinero y violencia.

© Sarkis Mohsen Yammine

Por eso me gusta tanto ésta película: porque desnuda y expone el juego del poder, porque realza la frialdad de los poderosos y su inmutabilidad para dar la orden de destruir sin que se les mueva un pelo, sin consecuencias aparentes.

© Sarkis Mohsen Yammine

Sin embargo al final se queda solo como un perro y como no puede ser de otra manera el viento pega la vuelta y todas las balas que disparó vuelven como un boomerang sobre el corazón de su amada hija.

© Sarkis Mohsen Yammine

Él mismo la mata, porque decidió el camino del abuso, de la venganza y del materialismo.

© Sarkis Mohsen Yammine

¿Qué hubiera pasado si se hubiese ido a vivir a una casita modesta con Kate y con sus hijos y se hubiera dedicado a tener una panadería? A lo mejor no hubiera sido mejor padre ni mejor marido pero por lo menos no hubiera tenido en su haber una pila incontable de muertos.

Lo difícil es cambiar, desechar lo que no construye lazos, generar vínculos de igualdad, de fraternidad.

© Sarkis Mohsen Yammine

Por eso otra película que me gusta mucho y he visto repetidas veces es El señor de los anillos, porque Frodo emprende el viaje interior para no perecer como Tony, pero esa la dejamos para la próxima.

© Sarkis Mohsen Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar