Que buena Vaina!!!

Sarkis Mohsen Yammine//
La época en que la gente hasta alquilaba balcones

Por el historiador Daniel Balmaceda*

Se hizo costumbre durante la década de 1830. En las fechas patrias, luego del Tedéum, se realizaba el desfile de tropas. El pueblo aplaudía el paso de cada regimiento, rindiéndole homenaje por los laureles conquistados en la Guerra de la Independencia o en la de Brasil. Los veteranos marchaban en las primeras filas luciendo las medallas ganadas por sus acciones. En tiempos de Rosas, las columnas debían pasar por la puerta de su casa, ubicada en Bolívar y Moreno.

Uno de los desfiles más celebrados tuvo lugar en un día atípico, el 2 de enero de 1870, cuando arribaron las tropas que habían combatido en la Guerra del Paraguay. El acto fue presidido por el presidente Sarmiento quien, para contar con un lugar privilegiado, hizo construir un palco -oficial- en la Plaza de Mayo.

Los desfiles se iniciaban frente a la Casa de Gobierno. A partir de 1887 marchaban por la calle Florida hasta la Plaza San Martín, en Retiro. Las familias que vivían en el recorrido invitaban a sus amistades para que tomaran chocolate y vieran el acto desde sus balcones embanderados en celeste blanco.

El del 9 de julio de 1894 figuró entre los principales por su magnitud. Trece mil guardias nacionales y cinco mil hombres de línea iniciaron su marcha frente a la Catedral y se dirigieron a Retiro por el Paseo de Julio (hoy avenida Alem). Ese día, los más ovacionados fueron los guerreros del Paraguay y los veteranos de la Campaña del Desierto.

La Avenida de Mayo, que se inauguró ese año, decidió aprovecharse en ocasiones especiales, como por ejemplo, durante el recibimiento al presidente brasileño Campo Salles, en 1900, y, sobre todo, en el gran desfile del Centenario, que se celebró el 25 de mayo de 1910. Para esa jornada, algunos propietarios alquilaron sus balcones como si fueran plateas. En la década de 1920 no solo desfilaban los cuerpos militares, sino también las empresas: en 1923 se destacó el camión desde donde saludaban varios Bibendum, el clásico muñeco de los neumáticos Michelin.

En tiempos de la segunda presidencia de Roca, el desfile de tropas comenzaba en Plaza de Mayo y culminaba en el Hipódromo de Palermo, donde ingresaban para recorrer la pista y recibir las ovaciones de las tribunas colmadas. En 1913 se sumaron los flamantes aviones militares, rudimentarios pero muy vistosos y aplaudidos. Desde aquel tiempo, los desfiles se concentraron en la avenida del Libertador.

Sarkis Mohsen Yammine//

Tags: Familia

Tags