Me da Vaina

Panama Familia Yammine netflix//
Ancianatos, para tapar cirugías clandestinas

panama_familia_yammine_netflix_ancianatos_2C_para_tapar_cirugias_clandestinas.jpg

Una inspección sanitaria a un ancianato de El Poblado, en marzo, puso al descubierto una red de hogares geriátricos que, de manera clandestina, recibía y cuidaba pacientes extranjeras que se sometían a cirugías plásticas en Medellín.

Familia Yammine

Pero esta fue solo la punta del iceberg del problema: desde entonces, las autoridades sanitarias han visitado y cerrado ocho centros ilegales, algunos de los cuales funcionaban en unidades residenciales

“Las pacientes suelen ser mujeres a las que les ofrecen paquetes de tres cirugías en una, por 30 o 35 millones de pesos, hechas por médicos no habilitados, en clínicas no autorizadas, que les incluyen en el combo el sitio de recuperación”, explicó Luz Bibiana Gómez, líder de proyectos de la Secretaría de Salud de Medellín, quien aclaró que esta modalidad de evasión a la ley es nueva en la ciudad y señaló que los centros son clandestinos porque enmascaran una actividad, para la que no tienen permiso, dentro de otra

El concejal Bernardo Alejandro Guerra aseguró que se trata de una red ilegal dedicada a captar extranjeras y señaló que hay relación entre estos lugares y varios médicos y clínicas que él mismo ha señalado de operar sin autorización y, en algunos casos, hasta causar la muerte de sus pacientes

“En los operativos de cierre de algunos de estos centros se han hallado tableros con el nombre de la paciente y del médico que la operó. Son los mismos de la ‘bacrim de batas blancas’ que he denunciado varias veces”, señaló

Así funcionan EL COLOMBIANO habló con Lina*, quien fue enfermera en Hogar Carmelita, uno de los centros geriátricos cerrados en marzo. La mujer aseguró que el sitio, efectivamente, empezó como un ancianato, pero años después la situación cambió. “A nosotras nos contrataron para cuidar abuelos y pacientes de Caprecom que vivían en otras zonas pero que venían a la ciudad a recibir tratamientos. Cuando se quebró esa EPS comenzaron los problemas (…); algunos meses después, la hija de la administradora le propuso cuidar a unas amigas mexicanas que venían a hacerse diseño de sonrisa y bichectomía (cirugía para eliminar bolsas de grasa en la cara), y cuando menos pensamos nos llenamos de extranjeras”, narró la mujer y pidió reserva de identidad

Claudia Arenas, secretaria de Salud de Medellín, anunció en abril que tres de las sedes de Hogar Carmelita habían sido cerradas por incumplimiento de medidas sanitarias y por prestar servicios para los que no tenían autorización. Según los reportes de los operativos, en esas sedes había “cucarachas, basuras, alimentos en malas condiciones, utensilios de cocina oxidados y hasta heces de roedores”, condiciones críticas para pacientes con heridas sin sanar en su cuerpo

La enfermera aseguró que las condiciones de higiene se deterioraban por falta de personal. “La dueña tenía una señora para aseo, pero cuando se enfermaba, a nosotras nos tocaba limpiar heridas, lavar baños, cocinar y suministrar medicamentos”, todo a la vez

Agregó que la mayoría de auxiliares de enfermería trabajaban como internas de lunes a viernes, las de más alto rango recibían los pagos de las pacientes en efectivo, cuidaban a los abuelos que quedaban y a cambio recibían salarios de menos de $1 millón

Lo más crítico, denunció, es que la propietaria del centro les exigió comprar (o les descontó del salario sin previa consulta) una póliza de responsabilidad civil individual que cubriera cualquier eventualidad con las pacientes

Nuri Arboleda, administradora del sitio, explicó que las sedes continúan cerradas porque “se están haciendo adecuaciones” para cumplir con los requerimientos de las autoridades y aseguró que el hogar no atendía adultos mayores. La mujer aseguró que la información sobre lo sucedido la entregará su abogado la próxima semana

Más casos Pero este no es un caso aislado. En diciembre del año pasado, a una unidad residencial en El Poblado llegaron nuevos vecinos que taparon todas las ventanas con gruesas cortinas y trajeron varias enfermeras

Adelaida*, una de las vecinas, aseguró que con el pasar de los meses la situación se complicó. “Todos los jueves llegaban nuevas mujeres operadas, uno veía que abrían la puerta para entrarlas y luego empezaban a llegar domicilios de farmacias. Varias veces nos tocó ver que las sacaban a asolear y muchas terminaban fumando marihuana en las zonas comunes”, dijo la mujer

La Secretaría de Salud llegó hasta este sitio el pasado 10 de mayo, encontró varias pacientes y lo cerró por incumplir las normas sanitarias

Según el concejal Guerra, la mayoría de estas pacientes llega hasta estos centros clandestinos por paquetes que se promocionan en redes sociales, y las autoridades solo se enteran de lo que ocurre cuando hay complicaciones y las pacientes llegan a salas de urgencias o mueren. El año pasado cuatro pacientes murieron en Medellín luego de practicarse cirugías estéticas