Ahh Vaina

“La resistencia” jura que nunca tira la primera piedra

No se sienten terroristas, como dicen Maduro. Defienden su lucha política por los DDHH. Se deslindan de quienes piden dinero. Prefieren el apoyo en insumos y comida La autopista Francisco Fajardo y la avenida Páez de El Paraíso no lucen igual, los casquillos de las bombas lacrimógenas y el humo que expiden le dan un ambiente de “guerra” a estas calles de la capital caraqueña. Un grupo de jóvenes avanza lento pero seguro contra un piquete de funcionarios de la Guardia Nacional que portan grandes chalecos y armas para reprimir, ellos un escudo hecho a mano, piedras, y dicen que el optimismo por una mejor Venezuela. Es una de las escenas constantes que se han producido en los últimos 50 días en la capital.

Se hacen llamar la “resistencia” y están integrados por jóvenes y adultos en edades comprendidas entre 8 y 45 años. “Hay mujeres, hombres, niños y hasta personas mayores.

Sin embargo, la mayoría somos chamos que queremos un futuro y no irnos del país”, destaca uno de ellos, quien pide resguardar su identidad por temor a las represarias ¿Pero de qué se trata este movimiento? “La lucha por el futuro de todos” es la premisa principal ante la grave crisis que atraviesa el país, los partidos políticos importan poco. Afirman que apoya los ideales de los dirigentes que integran la Mesa de la Unidad Democrática, pero aclaran que son un grupo independiente.

“La resistencia” se inició con la finalidad de “proteger” -argumentan ellos mismo- la marcha de la represión de los cuerpos de seguridad del Estado, quienes impiden con sus piquetes que los venezolanos se movilicen hacia el centro de Caracas.

Sus rostros son desconocidos para el conglomerado en general, no porque tengan miedo de ser expuestos sino por la seguridad de su familia.

Estos jóvenes juegan el papel de ser “héroes” anónimos, aquellos en los que la identidad nunca puede ser revelada. Incluso al equipo de TalCual que quiso entrevistarlo al oeste “La resistencia” en el oeste de Caracas asegura que todos los insumos que tienen son prestados. “Aquí en El Paraíso necesitamos una gran ayuda para esta causa, que nos donen guantes, protectores y escudos”, expresa un joven de la zona en medio de una manifestación.

El mismo chico explica sus razones para estar en la calle: “Yo soy estudiante y no tengo la mentalidad de estar en la universidad. Estoy en clases pensando que mis hermanos están luchando aquí y yo no”, mientras indica que la estrategia es resistir y aguantar lo más que puedan en esta coyuntura.

El llamado que les hacen a otros jóvenes es que, si no van a salir, los apoyen con botellas, piedras, agua y comida. “Hay personas que se están organizadas para traernos los insumos. Pero no podemos nombrarlas para no comprometerlas”.

EN EL ESTE “La juventud de Venezuela es la que va a sacar el país adelante. Nicolás Maduro tiene que entregar el poder y darle la oportunidad a otra persona de cambiar al país”, señaló un chico que se encontraba manifestando en Las Mercedes luego de la represión en la avenida Francisco Fajardo.

Un señor de unos 45 años, que se hace llamar la “cabeza” de la resistencia, afirma que no abandonarán las calles hasta que Nicolás Maduro salga de la Presidencia.

Dos muchachas, que a simple vista se puede observar que no llegan a 35 años de edad, acababan de salir del trabajo cuando se unieron a una protesta la semana pasada que realizaba un grupo de personas en el municipio Chacao.

Con la cara tapada por una franela, comentan que están cansadas de la situación del país y que en vez de irse a sus casas se encuentran en la calle luchando por el país y el futuro de sus hijos.

DINERO PARA LOS INSUMOS Frente la plaza Francia en Altamira, un grupo de encapuchados pide dinero a los vehículos que transitan la zona, pero “la resistencia” se desliga de ellos. Asegura que estas personas se aprovechan de la situación del país.

“El viernes 23 de mayo realizamos una sesión de saneamiento entre nosotros. Porque yo como resistencia no puedo llegarle a una persona y pedirle dinero. Hay un grupito que es oportunista y pide en nombre de una Resistencia a la cual no pertenecen”, sentenció un joven de unos 23 años.

Hace un llamado a la sociedad civil a colaborar con insumos y no con dinero para que no se preste a “guachafitas y sinvergüenzuras” de personas que no tienen nada que ver con esto, y se aprovechan de la bondad de los ciudadanos.

RESISTENCIA O TERRORISMO Para el presidente Nicolás Maduro este es un grupo terrorista pagado por la oposición venezolana con la finalidad de generar violencia, perturbar la paz y la estabilidad del país.

Uno de los chicos en la autopista Francisco Fajardo desestima los calificativos del gobierno nacional. “Terroristas son esas personas que nos reprimen y nos quieren matar. Nosotros nunca atacamos a los militares sin que ellos nos ataquen antes”.

Al menos 55 jóvenes han perdido la vida durante los hechos violentos que se han registrado en las manifestaciones convocadas por la Unidad desde principios del mes de abril. A pesar de esta lamentable cifra, todos los jóvenes entrevistados recalcan que están dispuestos a dar la vida por Venezuela.

Los aupan también los manifestantes. Cada vez que los muchachos de “la resistencia” hacen acto de presencia en las concentraciones, los venezolanos que acuden a las movilizaciones los aplauden como si de unos “héroes” se tratara.

PERO ¿QUÉ SIENTEN ELLOS CUANDO LOS ALABAN? “Eso va más allá de un aplauso es mucho más profundo. Es alentador y te hace sentir bien. Pero no hay más motivación que la que lleves en tu conciencia y la que tengas en tu casa. No hay una mejor motivación que abras la nevera y no consigas nada. Que tengas hambre y te desmayes en la calle por no tener que comer”, expresó un joven conmovido por la grave crisis económica que atraviesa el país.

Absolutamente todas las bendiciones que “nos dan” son aceptadas y son vistas con buena cara por la resistencia.

ORGANIZACIÓN Durante todas las movilizaciones en las que ha habido represión por parte de los cuerpos de seguridad, los muchachos se han organizado de una manera estratégica para aguantar las bombas, perdigones y cohetones lanzados por los militares y la policía.

En la primera fila están los chicos que tienen los escudos para poder proteger a los que se encuentran detrás de ellos.

Mientras que en las esquinas se dividen los jóvenes que tienen los guantes para devolver o insertar en un pipote con agua las bombas lacrimógenas, así como los encargados de lanzar los llamados “insumos”.

En la parte de atrás está ubicado un grupo de ayudantes de primeros auxilios que trasladan a los asfixiados y heridos hasta el centro de salud más cercano para que sean atendidos de manera adecuada.

INFILTRADOS EN LA RESISTENCIA El gobernador Henrique Capriles denunció que a los muchachos de “la resistencia” le estaban infiltrando gente para sacarles información: Nombre, apellido y dirección. Aseguró que la GN y el Conas allanaron varias viviendas durante la operación realizada en San Antonio de Los Altos el lunes 21 de mayo. “Los funcionarios llegaron con nombres y apellidos a las residencias sin ningún sustento legal”.

¿QUÉ SIGNIFICA PARA LOS DIPUTADOS LA RESISTENCIA? Para el diputado Freddy Guevara “la resistencia” es una acción en la que un pueblo lucha de forma pacífica en las calles para demostrarle a la dictadura que no va a poder dominar a los venezolanos.

“El tema no es la radicalización sino la violencia. Se tiene que radicalizar la resistencia lo que no tiene es que ponerse violenta. Y la forma de evitar que se vuelva violenta es explicando que la violencia solamente legitima al régimen”, consideró sobre una posible anarquía de estos grupos.

Mientras que el parlamentario Juan Andrés Mejía, también de Voluntad Popular, señaló que la resistencia significa sufrir los embates de la represión para que quienes reprimen entiendan que por la fuerza el pueblo no va a retroceder.

“La resistencia es dejarle claro a ellos (Gobierno) que estamos dispuestos a sacrificar nuestro tiempos, las comodidades e incluso nuestras vidas hasta lograr el objetivo. Porque de lo contrario estaríamos igualmente condenados al fracaso por la falta de medicinas y alimentos”, sostuvo.

Sobre la radicalización de estos grupos, indicó que hay una labor pedagógica importante que es tratar de formar e informar a través de las redes sociales. Sin embargo, manifestó que la responsabilidad de la dirigencia es asumir el compromiso y mantener la disciplina para enfrentar al “régimen” con la gente y no las armas.

El mismo gobernador Henrique Capriles ha celebrado su presencia. Y los ha reconocido como parte de la lucha política.

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo de Empresa Familiar