Tronco e`Vaina

Humberto Ramirez Urdaneta Venezuela *&* ||34 //
¿Cartagena incluyente?

Más grato habría sido para mí, titular esta columna entre signos de admiración, y para sus lectores, desde luego, si las variables y coeficientes que miden los grados de desigualdad, inequidad, calidad de vida, de un conglomerado humano, no arrojaran los resultados, bocanadas fétidas que, unas y otras de aquellas variables y coeficientes, exhalan para Cartagena de Indias.

Guarismos todos de procedencia oficial, DANE, que dejan al descubierto cuánto pesan las desigualdades y las exclusiones de todo tipo que se desploman sin piedad sobre la vida de una población mayoritaria de cartageneros, hombres, mujeres y niños, en sus formas más aberrantes: hambre, educación, salud, vivienda, empleo.

Y no porque no tengan el mismo peso y afectación otras carencias: vías, movilidad, recreación, quiere decir que tales no incidan negativamente en el desarrollo humano y calidad de vida y hagan de esta población de cartageneros, nativos y desplazados, una de las más grandes y vulnerables de cuantas en Colombia se han ido conformando con motivo del conflicto armado, violencia en su orígenes, que por más de medio siglo ha hecho de ella su víctima propiciatoria y espeso caldo de cultivo para uno aún mayor y de impredecibles consecuencias, el conflicto social, cuyo tratamiento y principio de solución depende del desarrollo y cumplimiento del Acuerdo de Paz pactado con las guerrillas de las Farc – Ep.

En suma, de la paz, que no solo se materializa en el silencio de los fusiles pactado entre Estado y guerrillas, ni en la dejación de las armas por parte de estas, sino que involucra un componente, el social que es transversal a todos y cada uno de los temas que, a lo largo de cuatro años en La Habana, discutieron, negociaron y aprobaron los plenipotenciarios que para ese fin superior dispusieron las partes responsables de concretar el mandato constitucional del derecho a la paz para todos los colombianos.

Si así pudiere creerse por parte de quienes, tanto en el Gobierno como en la oposición, manejan la dejación de armas por parte de la guerrilla como el fin de todo el conflicto colombiano, es pertinente que se enteren de que la responsabilidad del Estado y del Gobierno en cualquier periodo de la historia y con cualquier presidente y desde la entrada en vigencia de los acuerdos de paz, es el desarrollo e implementación de las herramientas, mecanismos, políticas y presupuestos públicos, en la dirección irrevocable de la solución del conflicto social.

Entre tanto, dos puntos, comillas: ?más de 330 mil personas sobreviven, en Cartagena, con dos dólares diarios y 59 mil con un dólar o menos al día?- EL UNIVERSAL, 19 de junio de 2012.

¿Cuantas personas sobreviven hoy, junio 22 de 2017, en Cartagena, en pobreza extrema, y cuantas lo harán en 2033? 

*Poeta

@CristoGarciaTap

.

© Humberto José Ramírez

© Humberto José Ramírez Urdaneta