Tronco e`Vaina

Humberto Ramirez Urdaneta Blackwell //
La guerra de las noticias falsas

Mark Zuckerberg, el joven y billonario dueño de Facebook, compareció ante el Congreso de los Estados Unidos para explicar cómo y por qué los rusos pudieron usar su plataforma para influenciar las elecciones de Estados Unidos, cómo y por qué Cambridge Analytics pudo obtener identidades y datos personales de más de 70 millones de usuarios de Facebook de los EUA, sin contar los de otros países, y también qué hará Facebook para combatir las noticias falsas.

En un foro periodístico organizado por El Universal la semana pasada, los panelistas discutieron las noticias falsas difundidas por las redes sociales, diciendo Juan Gossain a sus colegas y a la audiencia que cada vez que le llegaba una noticia a su celular su primer pensamiento era, aun antes de mirarla, si sería falsa o verdadera.

Con motivo de las distintas campañas políticas, tanto las nacionales como las atípicas en Cartagena, hemos visto videos arreglados y noticias inventadas, algunas a partir de realidades parciales, para desprestigiar a los candidatos. Es una vieja tradición, con la politización de algunas ramas o personas de la Justicia y de los entes investigadores, que a los distintos candidatos les mantengan investigaciones en la ?nevera?, sin resolverlas, para activarlas apenas esa persona aspire a un cargo público para impedirle llegar a ser candidato, o al menos, para obstaculizarle el camino.

Hay expertos en redes y en comunicaciones contratados para estas lides en un afán de desprestigiar al contendor o contendores, a veces inventando cosas absurdas o alterando videos reales, como les ha pasado a Gustavo Petro e Iván Duque, entre otros, que por ser los punteros en las encuestas para la Presidencia, atraen el máximo de la artillería opositora.

Se entiende que fanáticos de cualquier persuasión política pueden, a ?motu proprio?, entrar en estas actividades para favorecer a su candidato sin que necesariamente la campaña lo haya contratado para esta labor sucia de desprestigio mediante mentiras o verdades parciales, que a veces pueden ser más dañinas que las primeras. No hay miramientos para suplantar identidades, bien sea de personas o de medios, para avanzar en estos propósitos perversos.

Esperamos que las distintas ?ías? de Colombia estén mucho más alertas ante estas actividades para descubrir y judicializar a los responsables, desestimulando así que la gente honrada, que es la gran mayoría en Colombia, caiga en las trampas que le tienden estos expertos en la desinformación.

© Humberto José Ramírez

© Humberto José Ramírez Urdaneta

enlasgradas.com
Por lo pronto, la gente debe leer con precaución la ?información? no solicitada que vuela por las redes.

.

© Humberto José Ramírez

© Humberto José Ramírez Urdaneta

elnewyorktimes.com

© Humberto José Ramírez

© Humberto José Ramírez Urdaneta

Tags: Estados Unidos