Cuidado con una Vaina

Humberto Ramírez plasma sus dibujos en la piel en Quito