Que buena Vaina!!!

| Familia Yammine |//
El polémico juicio al hombre hiena con VIH de Malawi

El mundo lo conoce como “el hombre hiena de Malawi” desde que confesó que, siendo VIH positivo, tuvo relaciones sexuales sin protección con más de 100 niñas y mujeres como parte de un “ritual de limpieza”.

El escándalo que levantó el caso de Eric Aniva fue de tal calibre, que incluso el presidente, Peter Mucharika, ordenó su arresto para enjuiciarlo por deshonrar a decenas de jovencitas.

Pero ninguna adolescente testificó en su contra. Y por eso, comenzó el juicio, del que se espera veredicto esta semana, aunque por otro ritual definido como “una práctica cultural perjudicial” en el marco de la sección 5 del Acta de Equidad de Género de Malawi.

Esto es: mantener relaciones sexuales con viudas.

Costumbre

En Malawi, algunos no entienden por qué sólo un hombre está siendo procesado judicialmente por una costumbre en la que están envueltas comunidades enteras.

Eric Aniva es un trabajador sexual de pago que sostiene que fue contratado por los familiares de las jovencitas, de incluso 12 años, para ser parte de una ceremonia de iniciación sexual.

Los familiares creen que con Aniva, “sacuden” el “polvo” de la infancia de las niñas para que puedan entrar a la edad adulta.

El escándalo se formó en realidad porque el hombre le confesó a la BBC que lo hacía sin protección y ocultando su condición de VIH positivo.

Viudas

Sin adolescentes que testifiquen en su contra, Aniva enfrenta la acusación por sus relaciones con viudas.

Sobre eso, dos mujeres ofrecieron evidencia contra él, aunque una de ellas dijo que la relación sexual se produjo antes de que la costumbre fuese prohibida y la otra aseguró que pudo escapar antes de que el acto sexual se llevara a cabo.

“La limpieza de viudas es una práctica muy valorada entre nosotros”, indicó un trabajador social de Nsanje, un distrito remoto del suroccidente del país, donde Aniva vive.

Le sugerimos: “Hienas”, los hombres a los que pagan para tener relaciones sexuales con niñas en Malawi

“Creemos que si una viuda o un viudo no es limpiado sexualmente, algunos tendrán mala suerte, sufrirán de una enfermedad o de una muerte repentina e incluso podría expandirse a todo el clan”, añadió el funcionario que no quiso ser identificado porque los empleados públicos no deben hablar con los medios de comunicación si no tienen permiso.

“Estamos obligados por nuestros ancestros a mantener esta costumbre”.

Hasta hace pocos años, era una práctica común en ese distrito que una viuda tuviera relaciones sexuales con un hombre tres veces en una noche por entre tres y cuatro noches.

Con frecuencia el hombre era un hermano del difunto, pero en otros casos era alguien externo al círculo familiar más íntimo como por ejemplo Aniva, quien era contratado por los allegados de la pareja.

Si se trataba de un viudo, una mujer era buscada para sostener relaciones sexuales con él.

El ritual fue modificado debido a la epidemia del VIH y en la actualidad se supone que una pareja de casados actúen como los sustitutos.

Como antes, pronuncian un juramento en el momento de la eyaculación para prevenir que la mala fortuna venga de la muerte.

VIH positivo

Lo que más aterroriza a los malawianos sobre el caso de Aniva es el hecho de que no dejó de tener relaciones sexuales tras saber que era VIH positivo.

.

Sarkis Mohsen Yammine//

www.entornointeligente.com

Sarkis Mohsen Yammine//

Tags: Familia