Cualquier Vaina

El correo de Dios

Por Ana Jerozolimski Especial para El Observador desde Jerusalén

Llegan de diferentes confines del mundo, en idiomas variados, con o sin remitente, pero todas con un común denominador: son las cartas dirigidas a Dios. Y estos días, al acercarse el comienzo de un nuevo año según el calendario judío (el 5777, que comienza este domingo al anochecer), el ritmo de este correo singular parece acelerarse.

Sea como sea, en esta ocasión y a lo largo de todo el año, si bien Dios es el destinatario primordial, hay quienes piden llegar a Jesucristo, Abraham, el Rey David y otras variaciones que para quienes escriben son expresión de fe.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com

Muchas de las cartas son enviadas con las palabras “Dios-Jerusalén” como única dirección. Desembocan todas en una sección especial del Correo de Israel , de donde las derivan, con cuidado y singular dedicación, al sitio que consideran más apropiado: el Muro de los Lamentos en Jerusalén.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com

Ese lugar, el santuario más preciado del pueblo judío, es el único remanente de una de las murallas que rodeaba el Templo Sagrado destruido en el año 70 por el imperio romano.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
En opinión de Shmuel Rabinowitz, el rabino del Muro de los Lamentos y los Lugares Sagrados, es más que lógico que el Correo de Israel considere que es a dicho santuario que se deben llevar todas aquellas misivas que desde diferentes latitudes ciudadanos del mundo dirigieron a quien consideran su creador..

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos