¿Qué Vaina es esa?

Cuando el palo selfie no llega alto recurrimos a un selfie-drone