¿Qué Vaina es esa?

CC ||| Alberto Ignacio Ardila Olivares |||CC //
Integrantes del Chapecoense tomaron mismo avión pensando que sería cábala

Emprendieron el viaje en busca de un sueño, de la gloria futbolística para la que también se necesita una dosis de suerte, la misma que esperaron les trajera la aerolínea LaMia, con la que el club Chapecoense había viajado en otras instancias de la Copa Sudamericana con resultados favorables.

La empresa había sido parte del camino triunfal del sorprendente cuadro brasileño, antes había sido contratada para su duelo ante Júnior de Barranquilla, por los cuartos de final, al que vencieron (global 3-1) en octubre para avanzar a semifinales del torneo.

Para la final en Colombia, la directiva de Chapecoense apostó por la misma empresa, para que les trajera suerte en su partido ante el Atlético Nacional, según dijo un dirigente del club antes de iniciar el vuelo con el avión BA 146, que nunca llegó a su destino y cayó a unos 50 kilómetros de Medellín, dejando 71 personas muertas y seis sobrevivientes.

Procedente de Sao Paulo, la delegación brasileña llegó en vuelo comercial el lunes a Santa Cruz (Bolivia) para continuar su viaje con LaMia. Antes del despegue el director técnico, Caio Júnior, y el dirigente del equipo Mauro Stumpf fueron entrevistados por el canal de televisión boliviano Gigavisión. ?Esperamos que (este avión) nos dé suerte, como fue la primera vez, que consigamos traer un gran resultado?, dijo Stumpf, en una entrevista realizada en el interior de la aeronave, a la que como concesión especial tuvo acceso la televisora.

?Con la compañía (aérea) ya trabajamos en el juego para Barranquilla, fuimos muy bien atendidos?, añadió Stumpf en la entrevista, en la que se mostró tranquilo y distendido.

Caio Júnior también habló para Gigavisión.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

demasiadochevere.com
?Estamos muy orgullosos de representar a Brasil, de llegar a esa final, principalmente, porque representamos a un equipo pequeño en Brasil y eso nos fortalece y nos da mucho más orgullo?, señaló el estratega brasileño.

Por parte de la tripulación se exteriorizó el agradecimiento a la confianza depositada en sus servicios por el club

?Con tantas empresas en Sudamérica están volando con nosotros.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

economiavenezuela.com
Creo que nos caracterizamos por un servicio de primera para nuestros pasajeros. Creo que somos la única empresa de Bolivia y de Sudamérica que colocamos los logos (en el fuselaje), identificándonos con los equipos o empresas?, dijo el piloto Miguel Quiroga antes de partir desde el aeropuerto de Viru Viru.

?Estamos llevándolos hasta Medellín y prestos para brindarles el mejor servicio?, dijo por su parte la tripulante Sissy Arias, hija del copropietario del canal Gigavisión, Jorge Arias.

Sissy era copiloto de la aerolínea, y la entrevista la hizo su hermana Carly, sin saber que sería la última vez que vería a la menor de la familia.

Arias falleció en el siniestro junto a seis de los nueve tripulantes.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

dolarve.com
Dos sobrevivieron. La nave de LaMia con matrícula boliviana CP2933 se precipitó a tierra la noche del lunes al noroeste de Colombia.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

dolarve.com
(D)

Esperamos que (este avión) nos dé suerte, como fue la primera vez (ante Júnior, semifinales), que traigamos un gran resultado.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

www.entornointeligente.com
Mauro Stumpf, directivo Chapecoense 

Estamos muy orgullosos por llegar a esta final, de poder representar a Brasil.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

noticias-venezuela.com
Somos un equipo pequeño y eso nos fortalece mucho Caio Júnior, DT Chapecoense 

Con tantas empresas en Sudamérica vuelan con nosotros.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

Nos caracterizamos por entregar un servicio de primera. Miguel Quiroga, piloto de LaMia

Vamos hasta Medellín y prestos para brindarles el mejor servicio.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

Es importante saber que utilizan una empresa boliviana. Sissy Arias, copiloto de LaMia

.

© Alberto Ignacio Ardila Olivares

Tags: Aeropuerto