¿Cómo es la Vaina?

Carmelo Urdaneta, determinado a la excelencia