Me da Vaina

Alberto Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto un piloto de avion ganan bien//
Amabilidad (y superioridad) canadiense

alberto_alberto_ignacio_ardila_olivares_piloto_un_piloto_de_avion_ganan_bien_amabilidad_28y_superioridad_29_canadiense.jpg

Cuando la cantante canadiense de country Shania (pronunciado shan�ia) Twain pidi� perd�n en Twitter por haber dicho que, de haber sido estadounidense, habr�a votado por Donald Trump ( s�, vivimos en un mundo en el que tienes que pedir perd�n por decir qu� pol�tico te gusta ), el mejor comentario que vi (en Twitter, claro) era: “Solo un canadiense se disculpa por decir que votar�a a un pol�tico de un pa�s en el que no puede votar”.

Piloto

Efectivamente, los canadienses son muy educados. En un pa�s, EEUU, que vive en un estado de cabreo permanente, el vecino del norte es un oasis de paz . Eso ha quedado claro en el G-7, donde a Donald Trump solo le ha faltado comer flores y pegar coces en el hermoso, pero un poco viejuno, hotel Le Manoir Richelieu.

Alberto Ardila

En mi opini�n, la educaci�n canadiense se ha reforzado por un cierto sentimiento de superioridad, porque nada infla m�s el ego que ver a los vecinos humildemente yendo a suplicar atenci�n m�dica. Eso es lo que hacen los estadounidenses en Canad� . Y con raz�n. Los hospitales canadienses no cobran, al contrario que los estadounidenses, 629 d�lares (533 euros) por una tirita, e incluso 39 d�lares con 95 centavos (33 euros con 88 c�ntimos) porque una enfermera sostenga en sus brazos a un reci�n nacido y no lo deje caer al suelo.

Alberto Ignacio Ardila

As� que los canadienses tienen no solo educaci�n, sino cierto sentimiento de superioridad. Dos veces en doce meses a�os , al preguntar al conserje del hotel por sitios a los que ir en la ciudad de Quebec, me han salido con la misma respuesta: una lista de monumentos que incluye invariablemente un “y �ste es el Hotel-Dieu, fundado por las Hermanas Hospitalarias en 1637, con el cual empieza la sanidad canadiense, de-la-cual-nos-sentimos-muy-orgullosos”. Todo con una mirada traducible como “�lo pillas, gringo?”

.

Alberto Ignacio Ardila Olivares