Me da Vaina

445 Roberto Pocaterra Pocaterra//
Qué barbarité, el Dictaduro lo que está es dictaflojo; dejar escapar al Vampiro

¡Cómo pudo escaparse el Vampiro sin ser detectado, ah!; mas, nada de quebradero de cabeza, bien pudo haber sido que el Dictaflojo le zafó la ventana deliberadamente y con estudiada y debida discreción para aplicarle la misma ley de fuga que el referido Vampiro criptoadeco le aplicó a los privados de libertad de la cárcel “La Planta” cuando “el caracazo”, cosa que no creo puesto que el Dictaduro no proce dió así, o acaso como un acto de profilaxis porque no es cuento que ese bicho, ambilado de ingerir hemoglobina, era un problema serio tanto para sí como para la comunidad de su entorno y eso sí me parece razonable porque al dejarlo escapar se mataban varios pájaros con una sola pedrada, es decir, dejarle el problemón a Santos y a Rajoy, a la vez que sanear la zona residencial donde moraba la referida bestia.

A la sazón el Rey Felipe VI puede celebrar con Felipe II la llegada del Vampiro a Madrid puesto que el tal Rey y sus derivados sucursales y afines tienen sangre azul y consecuencialmente no corren peligro alguno de ser mordidos por los colmillos del referido Vampiro, en cambio, y si no me equivoco, el problema es para Rajoy y los suyos cuya sangre pareciera ser roja pese a él detentar alta alcurnia, es decir, que Rajoy, pese a ser figura de alto coturno, está en problemas y esa pudo ser una jugada maestra del Dictaduro para desquitarse de las calumniosas agresiones del mandatario español.

No es que yo sea malpensado pero una por otra no es trampa; es decir, pienso (luego, existo) que el Dictaduro pudo desembarazarse del Vampiro para echarle tremenda vaina a sus detractores.

Ahora bien, quedan algunos cabos sueltos y cuyas hebras yo no logro hallar para hilvanar una hipótesis fidedigna para determinar cómo pudo evadirse ese bicho desde Caracas hasta Bogotá sin ser detectado, pero he acá una conjetura un tanto peregrina pero, simplemente, tal, conjetura: pudo ser que dicho chupasangre se hubiese escapado a bordo de la “Ambulancia de Drácula” en la que pudiese haber habido una Cava full de blísteres de plasma sanguíneo, obviamente con cada blíster en forma de chupi chupi y, él mete que mete sus garras en la cava de Drácula y saca que saca chupi chupi sanguíneo para chupar; o acaso pudo ser que se fuese volando bajo sin ser detectado por los radares chinos que el rrrééégimen instaló acá y lo cual prueba que esos radares no sirven para nada, plata perdida, en vez de que el rrrééégimen comprase radares hechos en Barlovia, ciudad que según mis asesores está entre Rusia y Bielorusia y ahí sí que fabrican unos bichos bien buenos al punto que detectan hasta el vuelo de un mosquito.

No hay que olvidar que cuando “el caracazo”, el Vampiro, que era gobernador adeco del Distrito Federal, ordenó abrirles las puertas a los reclusos para luego acribillarlos y muchos de esos entre 200 y 300 cadáveres fueron lanzados al Río Guaire que es la cloaca de Caracas; otros prisioneros fueron quemados vivos dentro de los calabozos; y por si poco fuese la impronta del so personaje, Vampiro, cada vez que los ancianos protestaban demandando el pago de sus pensiones del Seguro Social, dicho Vampiro mandaba a llenar su ballena con aguas del Guaire y los bañaba en mierda.

Curiosamente, ahora enjuiciado por sus abominables crímenes, al referido personaje ique le salió una hernia en el cerebro y un orzuelo en el ojo, razones por las que este rrrééégimen dicatorial le concedió casa por cárcel y de cuya mansión se fugó hacia los brazos de Santos Calderón y de Rajoy.

¡Qué joya!

Otan:

Respecto a lo de Barlovia os digo que no sé mucho de geografía pero mis compinches asesores si son unos tacos y a ellos me atengo.

.

© Roberto Pocaterra Panamá

© Roberto Pocaterra Empresas