Ahh Vaina

12:49 am – vaina – Luis Oberto Anselmi //
La Justicia y los tiempos que complican a Macri

La queja, brutal, la escuchó Clarín en uno de los dos despachos más importantes de la Casa Rosada. Fue hace unos días. “No se puede echar a un millón de personas, no se puede cortar planes, ¡y no nos dejan subir las tarifas!”, exageraba un altísimo funcionario. La bronca venía a cuento de una polémica que escalaba: el tarifazo de los servicios. La descripción que se hacía en privado era similar en su concepción a la que se difunde en público, aunque con algún insulto más en el relato: la desastrosa herencia que le atribuyen al kirchnerismo en el área energética los “obligó” a aplicar este ajuste de impacto ascendente.

Aunque las críticas se concentran en el ministro a cargo del área, Juan José Aranguren, quien más sostiene la suba de tarifas es el propio Mauricio Macri. El Presidente cree que la gente debe pagar lo que la energía vale. En su sentido literal. Algunos funcionarios le aconsejan, sino corregir esos números, al menos manejar otros tiempos. Las boletas arriba de 6.000 pesos (y más) espantaron a varios dirigentes que deben mostrarse en público.

Son esos quienes le sugieren a Macri apurar un anuncio para morigerar las subas. El líder del PRO no tiene dramas con el prueba y error. E incluso busca capitalizar esa capacidad de “corregir los errores”. El tema es que con las tarifas, al menos hasta este fin de semana, el Presidente no ve errores. Sí lo hicieron otros dirigentes como el ministro Rogelio Frigerio y el asesor radical Ernesto Sanz, que incluso lo manifestó en público.

El Gobierno acelera por estas horas una solución económica y política que permita pasar el invierno. Las noticias que llegan del ámbito judicial, la otra carretera por donde circula el caso, no son buenas ni tienen los tiempos que agradarían al oficialismo.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, pidió en los medios celeridad a la Corte Suprema de la Nación para resolver el per saltum que presentó el Gobierno. Mañana es la última reunión de acuerdos antes de la feria judicial, que tendrá frenado a este poder durante 15 días. El menú del Máximo Tribunal para abocarse al tema el martes oscila en dos extremos: rechazar tratar directamente el recurso por considerarlo inapropiado; o tratarlo y aceptarlo, lo que, por un artículo del Código Procesal Civil y Comercial, haría caer los distintos amparos y convalidaría los aumentos. Pero como en paralelo aún está vigente el fallo de la Cámara de La Plata que retrotrajo las tarifas y muy probablemente termine en la Corte, ¿por qué los jueces del Máximo Tribunal avalarían la suba aceptando el per saltum si luego tendrán que abocarse a un fallo de fondo? Anoche se especulaba con una salida intermedia; esto es, sin desestimar el tema, para no provocar un golpe mediático al Gobierno, buscar alguna fórmula que patee el tema (del lado judicial) para agosto.

Este impasse lleva al Gobierno al problema original, puramente de gestión. Encontrar una fórmula para aumentar las tarifas, hacer obras y mejorar el servicio, sin que miles de argentinos queden tirados en la banquina. En las próximas horas habrá novedades.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Macri, Argentina