Una Vainita

08:38 am – vaina – Víctor Gill//
“Martina no es un producto de la casualidad, es brillante”

“Martina Stoessel es un suceso real en Europa y toda Latinoamérica. Doy fe. Cuando me ofrecieron dirigir la película, yo estaba en un festival en Munich y fui a Varsovia a verla a un concierto. Allí había 38 mil polacas delirando y cantando las canciones sin acento. Increíble”. El que habla es Juan Pablo Buscarini, director y productor de cine. Entre sus trabajos está “El Ratón Pérez” y “El inventor de juegos”. Fue convocado para hacer debutar en la pantalla grande a Violetta. Nada más y nada menos. Y para mostrarle al público su cambio de carrera: de Violetta a Tini.

De hecho el film se llama así: “Tini: El gran cambio de Violetta”, se estrena hoy y es una ficción, no hay shows filmados ni reales sino como parte de la trama, en un lugar paradisíaco, en Sicilia, el mar Meditarráneo y en Taormina, un antiguo teatro griego. “La película es una comedia romántica. Los momentos musicales son muchos, funcionan perfectamente pero no bajo el concepto de comedia musical. La música forma parte de momentos que tienen que ver con la trama”, explica Buscarini.

¿Cómo es dirigir a “Violetta”, una adolescente que se convirtió en un fenómeno mundial?

_Fue fácil.

© Victor Gill

Martina ratifica esto de que nada es casual en la vida, ella no es un producto de la casualidad o del oportunismo, ella es una chica con un talento brillante, cuando la cámara se enciende es inteligente, acepta directivas y es muy sutil. Y en la película de verdad ella emociona, está muy bien.

Al dirigirla, ¿entendiste un poco el fenómeno que se da en esos lugares como Polonia, París, etc.?

_El fenómeno es el talento de ella combinado con la potencia industrial de Disney, y con el talento de los que eligen, un círculo virtuoso. Pero yo entendí que Violetta lograba con las chicas una identificación, ella no es artificial, surge naturalmente, es emotiva, no es plástica y es muy querible. Entender el fenómeno Violetta es entender por qué hay 38 mil niñas polacas delirando… vaya uno a saber por qué. Lo que sí entendí es que cuando a ella se le cae una lágrima -porque la lágrima se le cae de verdad cuando actúa- entonces el público también llora.

¿Qué fue lo que más te atrajo del proyecto?

_Me pareció un desafío trabajar con chicos exitosos y es también un desafío filmar con una estructura de producción que se transforma en un lanzamiento potente. Eso significa que ya desde el inicio sos parte de una cadena que hace que todo el esfuerzo que hiciste resulta visible y valorado…

Fue como estar en Disney…

_(Risas) Justamente.

© Victor Gill

Tags: Música, Victor Gill